iniciopsicoanalisisarticulosenseñanzadepartamentosnoticiascontacto datos personales

Seminario de Formación / Cursos

Actividades / Noticias

"En formación"

LA FEMINIDAD

Introducción:

El objetivo de este trabajo, como bien nos propuso Freud al igual que con otros asuntos, es seguir trabajando sobre la feminidad. En este caso a través del texto de Humbelina Loyden, La mujer objeto. La feminidad en el juego de los imaginarios.

En el título y subtítulos prácticamente está todo dicho, en cualquier caso, quizás pueda parecer algo complejo pero, como podrán observar más adelante en la exposición, todos los conceptos se han explicado a lo largo de este segundo año del Curso de Psicoanálisis y también en el primero, sólo vamos un paso más allá (…) La autora destaca dos asuntos de forma inicial. El primero es que la mujer debería abandonar el papel dramático, traumático, sobre su posición de ser mujer objeto para poder crear, construir porque, como más adelante se explicará, la posición de mujer objeto es una posición elegida por la mujer, de forma inconsciente. Y en segundo lugar, la autora nos señala que prestemos atención al juego encubierto que realiza la mujer con el hombre. Si el juego que realiza el hombre puede ser más directo, quizás violento, en este caso nos explica la importancia que adopta esta dinámica velada en la mujer y cómo puede ésta extralimitarse en el uso de este juego de poder cuyo objetivo es el deseo.

Desarrollo:

Partimos de los dos grandes mitos científicos que son el Complejo de Edipo/ Complejo de Castración y el mito del Padre de la Horda primitiva. Estos dos mitos científicos fundan la cultura, es decir el ordenamiento simbólico estructurante en el ser humano que tiene como característica principal la de ser un ordenamiento simbólico falocéntrico, la unidad de medida por así decirlo es el falo, el falo simbólico. Este ordenamiento simbólico a su vez establece la estructura Hombre y la estructura Mujer. Hombre entonces diría sí al goce fálico , su goce está delimitado es decir diría no al goce absoluto, el primigenio del cual venimos y, en cuanto a la estructura Mujer al no existir en la cadena simbólica fálica un significante que la signifique decimos que tiene una hiancia, un goce Otro, es decir más allá del falo pues parte de una estructura que necesita del Otro para suplir esa supuesta carencia del orden del significante. Así pues, la Mujer deberá rellenar, construir qué es ser mujer para dar respuesta a la pregunta que Lacan considera como la más importante: ¿Qué soy?

Ser Madre es una de las opciones que tiene la mujer que además sí existe en el ordenamiento simbólico y ser el Falo puede ser la otra opción que es la que recogemos en este trabajo principalmente, ser el significante del deseo del Otro.

¿Cuándo se desarrolla este mecanismo? La raíz de este proceso está en el juego de los imaginarios. A partir de la mirada de la madre se establece la célula madre-fálica-narcisista. La madre ve a su hija como insuficiente, no suple esa supuesta carencia. En el momento que la madre invita al padre, segundo tiempo del Edipo lacaniano, ésta denota entonces su supuesta carencia. La mirada de la hija hacia su padre es de demanda de algo que le falta. ¿Cómo es entonces la mirada de la mujer a los otros hombres, cómo es esa relación especular? :

La mujer se siente como un objeto de valor, objeto falo, toma conciencia de ello y lo usa en esa relación de poder. Su narcisismo aumenta considerablemente llegando incluso a que todo su cuerpo se erotice al sentirse amada, idolatrada, llevada incluso al altar como una reina, como una diosa. Todo este proceso se denomina cristalización causa del deseo. Como ustedes comprenderán, Dios los cría y ellos se juntan como decía un profesor que tuve, es decir, existe un sujeto hombre que elige a este tipo de mujeres porque, sin entrar en profundidades pues no es el capítulo para ello, la mujer actúa como objeto fetiche para él -no aceptación Complejo Castración. Lo que sí destaca la autora para ir finalizando es que la mujer debería situarse a una distancia adecuada para no producir interferencias en la sombra del fantasma del hombre.

Final:

Como ustedes comprenderán existen ciertos peligros para la mujer de esta dinámica. Ésta vive en un constante hilo: me mira-no me mira, me quiere- no me quiere, sí-no, no-sí, no me mira entonces busco otras miradas, otras camas para sentirme querida, para sentirme sujeto. :

Preguntas: ¿se trata de una identificación imaginaria a un significante?, ¿es en este movimiento identificatorio que ella alcanza el status de sujeto ó, esta identificación es encubridora de lo que se coloca más allá, más allá del falo ya que ella no es toda en el goce fálico? :

Bibliografía:

- Loyden, Humbelina. La mujer objeto. La feminidad en el juego de los imaginarios.
- Freud. Obras completas. Biblioteca nueva.
Por Leonardo Pleguezuelos
* Trabajo grupal final del 2º año del "Seminario de Formación en Psicoanálisis" Del Gabinete Psicoanálisis Palma. Tema: La feminidad
www.psicoanalisispalma.com


José García Peñalver (34) 871 948 901 © 2008            
Psicólogo Clínico – Psicoanalista josegarcia@psicoanalisispalma.com