iniciopsicoanalisisarticulosenseñanzadepartamentosnoticiascontacto datos personales

Seminario de Formación / Cursos

Actividades / Noticias

"En formación"

Ese extraño que hay en mí

   Hay alguien que se atreve más allá de sus miedos y busca y encuentra ayuda y hace y va y viene… ese desconocido que me habita y quiere… y llama por teléfono y va a la playa y se extasía y hace webs y pone oficinas y besa a un hombre siendo ella… ese extraño que hay en mí… que celebra que sabe y que no sabe y eso es bueno… y se acerca y se aleja y eso es bueno… y sigue… y sigue conmigo y no me deja… ese extraño que oculté y borré y en quién no creí… y no sé dónde estaba… pero ahora está aquí… y empezó cuando me cambié de nombre y ya no tuve a quien seguir… y me lleva de la mano… ese extraño que hay en mí…
Este cumpleaños lo hacemos dos… yo… y ese extraño.”

   Del “Pienso, luego existo” al “Soy donde no pienso” hay todo un recorrido y ante todo un giro trascendental en la concepción de la psique humana. En el “Soy donde no sé” empiezan las preguntas más allá de la búsqueda de una respuesta en el discurso propio y consciente.

   La distancia que separa el lenguaje del inconsciente de la articulación del habla, se muestra tal vez más claramente cuando no se encuentra el reflejo en el otro, cayendo el espejo en el que nos hemos ido construyendo mediante identificaciones, abriendo un hueco donde la subjetividad se posibilita como potencia de creación nueva y, más allá de los miedos, liberalizadora, tomando lugar la asunción de responsabilidad frente a todo lo creado, representado y actuado.

   ¿Qué es eso que no sabemos que sabemos, pero sí actuamos? ¿Qué es eso que nos conduce en nuestro propio discurso? ¿Soy tal vez en el vacío entre palabras?

   Buscando las respuestas nos enredamos en el mismo discurso conocido, imposibilitando salida ante la banda creada.

Foto: "Rostro", por gentileza de la autora.

   ¿Qué responsabilidad puedo tomar frente a lo no conocido? ¿Qué libertad opera si las palabras me construyen? ¿Existen diferentes formas de pensar, en mí mismo? ¿Es el discurso “racional” el real? ¿Hay una verdad en la palabra?…

   Preguntas que muchos antes se hicieron y quedan abiertas a uno mismo. Ya Freud, tanto en su primera como segunda tópica expuso la interacción entre las diferentes instancias psíquicas y la dinámica generada por el trabajo llevado a cabo ininterrumpidamente en la construcción de la psique. Inseparable de su concepción del inconsciente, encontramos en su búsqueda, esas cuestiones a las que todos nos enfrentamos si queremos conquistar nuestra propia subjetividad: ¿Quién es ese otro que me habita del que yo no sabía pero sí sabía?

   Desde el “Vivo sin vivir en mí”, replicada en tantas y tantas ocasiones, descubrimos la división del sujeto o “Spaltung”, término psicoanalítico que transfiere la idea del ser dividido, como si diferentes personajes nos habitaran…  Freud, citando a Ludwig Jekels, lo expresó a través de la mirada artística en su texto, Los que fracasan al triunfar, de 1916: “Shakespeare divide frecuentemente un carácter en dos personajes, cada uno de los cuales nos parece así, imperfectamente comprensible, mientras no lo reunimos con el otro en una unidad”.

   Isabel Llauradó Pons
Psicóloga. Candidata a psicoanalista en Formación.
Está cursando el 2º año del  "Seminario de Formación en Psicoanálisis" de 3 años de duración
(Temporada 2014-2017 / 2ª Promoción).


José García Peñalver (34) 871 948 901 © 2008            
Psicólogo Clínico – Psicoanalista josegarcia@psicoanalisispalma.com