iniciopsicoanalisisarticulosenseñanzadepartamentosnoticiascontacto datos personales

Clinica Psicoanalitica

Arte, Cine
y Psicoanalisis

Literatura y Psicoanalisis

Economia y Psicoanalisis

Otros

¿Por qué son importantes los sueños?

En el año 1900, Sigmund Freud publicaba la obra fundacional del Psicoanálisis, La interpretación de los sueños. Según su biógrafo, el psicoanalista Ernest Jones, Freud estuvo escribiendo este texto durante dos años (1988-1989). Die Traumdeutung fue su título original en alemán y está considerado como el tratado más importante del padre del Psicoanálisis.

Consultando la historia, descubrimos que el hombre se ha preguntado desde tiempos ancestrales por el significado de los sueños. En Grecia y en otros pueblos occidentales la labor interpretadora del onirocrítico fue imprescindible para guiar las campañas militares. Por ejemplo, Alejandro Magno, en su expedición de conquista, llevaba entre su séquito a los más prestigiosos interpretadores. O el libro de Artemidoro de Dalcis, posiblemente escrito en la época del emperador Adriano, es la obra más extensa y antigua que se conoce con relación a estos asuntos, que recopila más de tres mil sueños con sus correspondientes traducciones y el estudio de los símbolos.


Justamente, el primer capítulo de La Interpretación de los sueños, que en realidad fue el último que añadió, es un resumen de la literatura científica que hasta ese momento se había escrito sobre los sueños. En este apartado expone que la visión primitiva de la concepción del sueño estaba relacionada, o bien con revelaciones divinas -los sueños eran enviados por los dioses para dirigir los actos de los hombres-, o bien con el anuncio del porvenir. Esta perspectiva no se consideró científica. Y desde la ciencia, los diferentes autores que estudiaron la relación entre el sueño y la vida despierta, la memoria onírica, los estímulos y fuentes de los sueños, el olvido, sus características, la moral, etcétera, en realidad, se dedicaron a describir fenomenológicamente el sueño sin ocuparse de investigar los mecanismos que lo producen. De hecho, la concepción somática de los sueños es la orientación intelectual dominante en la psiquiatría. Es decir, que las teorías científicas no dejaron lugar al planteamiento de la interpretación de los sueños no viendo en ellos un acto anímico sino el resultado de un proceso puramente fisiológico.

Los sueños tienen sentido
Para demostrar su teoría de los sueños, va a partir de lo que él llama la opinión profana. “La opinión inexperta -dirá- siempre se ha manifestado en un sentido opuesto a las teorías científicas. Para el profano los sueños tienen significado, aunque reconoce que el sueño es incomprensible y absurdo, (…) se inclina a aceptar que poseen un sentido, si bien oculto a título de sustitutivos de un proceso mental”. Por tanto, la primera parte de la hipótesis propuesta es que los sueños tienen sentido.

De hecho, desde este acercamiento a lo onírico se han intentado interpretarlos utilizando dos procedimientos:
La interpretación simbólica que parte del contenido del sueño en su totalidad y procura sustituirlo por otro contenido, comprensible y análogo en ciertos aspectos. Un ejemplo de este procedimiento aparece en la Biblia, en el Génesis. Se trata de la interpretación del sueño del Faraón por José. El Faraón le pregunta a José qué significa su sueño: “Vi siete vacas gordas, hermosas. Entonces vi siete vacas muy flacas y huesudas. Y las flacas se comieron a las vacas gordas”. José le responde: Habrá siete años de abundancia en Egipto que irán seguidos de siete años de hambre. Habrá tanta hambre que la gente olvidará los años de abundancia.

Por otra parte, el método descifrador que considera el sueño como una escritura secreta en la que cada signo puede ser sustituido mediante una clave prefijada por otro de significación conocida. Por tanto, a diferencia del anterior, la interpretación no recaerá sobre la totalidad del sueño sino separadamente sobre cada uno de los componentes del mismo. Seguramente fueron los sueños incoherentes y confusos los que incitaron a la creación de este método. Un ejemplo de la aplicación de este procedimiento es la traducción que se haría utilizando un diccionario de los sueños. Así, si soñamos con una carta y con un entierro, cada elemento se traduciría por separado y consultado el diccionario: carta significaría disgusto y entierro esponsales.

Es evidente que tanto en el método simbólico como en el descifrador la interpretación dependía del ingenio y de la intuición del interpretador, sobre todo en el primer caso, razón por la cual la interpretación por estos medios se elevó a la categoría de arte.


Los sueños tienen sentido después de la interpretación psicoanalítica
De estos dos métodos, lo que interesó a Freud fue que en ambos el sueño tiene valor como un acto psíquico importante y no como un efecto somático. No en vano él llevaba tiempo investigando las enfermedades nerviosas como la histeria, las fobias y las representaciones obsesivas, descubriendo en la terapia que los sueños que le contaban los pacientes formaban parte de la concatenación psíquica del enfermo. Ciertamente llegó afirmar (seguramente venciendo grandes resistencias ya que era médico neurólogo): “Me he visto obligado a reconocer que se trata de uno de aquellos casos nada raros en los que una antiquísima creencia popular hondamente arraigada parece hallarse más próxima a la verdad objetiva que los juicios de la ciencia moderna”.
Continuará...

Amparo Vidal Sánchez
Psicóloga
Psicoanalista en formación
Licenciada en Ciencias
Económicas y Empresariales
Tel. consulta: (34) 971 759 68

Artículo íntregro publicado en la edición número 36 de la revista cultural ENKI. Año 2019


José García Peñalver (34) 871 948 901 © 2008            
Psicólogo Clínico – Psicoanalista josegarcia@psicoanalisispalma.com