iniciopsicoanalisisarticulosenseñanzadepartamentosnoticiascontacto datos personales

Clinica Psicoanalitica

Arte, Cine
y Psicoanalisis

Literatura y Psicoanalisis

Economia y Psicoanalisis

Otros

PAN Y CIRCO

«Panem et circenses» (literalmente «pan y juegos del circo»). Es una alocución latina que describe las maneras de un gobierno para mantener al pueblo distraído de la política. Consiste en una serie prácticas para tenerlos entretenidos y tranquilos. La clave radicaba en proveerlos de alimento y entretenimiento de baja calidad. En su origen describía la costumbre de los emperadores romanos de regalar trigo y entradas para los juegos circenses. Fue una frase creada en el siglo I por el poeta romano Juvenal que sin embargo continúa teniendo su vigencia, ya que en la actualidad sigue haciendo referencia de manera peyorativa a los teje manejes de los gobiernos para desviar la atención de la gente de hechos polémicos o controvertidos. En definitiva, subterfugios de la política para entretener a los ciudadanos, para tenerlos lejos de lo que interesa que no les interese

En su versión moderna, y dentro de los distintos idiomas, en español equivale a “pan y toros”, “pan y fútbol”, “pan y diversión”, etc. “Pan y toros” era un buen ejemplo unos años atrás porque formaba parte del tópico cultural de España, donde, parafraseando dicha expresión latina, hacía servir la fiesta de los toros como una diversión que halagaba las bajas pasiones del pueblo llano, amortiguando los conflictos sociales y manteniéndole en una situación de ignorancia. Dicho de otro modo. Primero: atravesar la encrucijada edípica, lo que implica aceptar la Ley. Es decir, asumir ese cortecito que a uno le aleja, por su bien, de ser esclavo de los caprichitos de mamá. Después: una vez que empiezo a tener más o menos vida propia, no dejármela arrebatar por lo irreal de esa realidad que se me tratará de imponer como lo Real verdadero. El “así son las cosas y así se las hemos contado” es algo que les encanta a las Maniobras Orquestales en la Oscuridad, puesto que conviene que los ciudadanos no se lleven bien con Heráclito; ya saben: todo fluye. Interesa, por supuesto, que el pueblo crea, como se diría en términos filosóficos, en una ontología del ser enstricto sensu: en cualquier cosa inmutable.

Las OMD (Orchestral Manoeuvres in the Dark), esas Oscuras y Capciosas Maniobras Orquestando en su Poder tienen un lema: cuantas más ovejitas más poder. Y para ello qué mejor elixir que el proveniente del compuesto opiáceo “ocio y entretenimiento”. De esa fórmula magistral sacada del Estado del Bienestar, cuya somnolencia produce vacaciones de pensar. A las familias, por su parte, también, les va bastante bien esta política. “¡Ojalá siempre seas tan auténtico, y nunca cambies!” (que traducido al román paladino, significa: “estabas mejor con la boquita callada”, o sea, que mono/a eras en tu neurosis). Luego, el lenguaje, por ese detalle peculiar de la arbitrariedad del signo lingüístico, se pone como loco a jugar combinando las palabras (desplazando o condensando sentidos en un alucine parecido al trabajo espectacular que llevan a cabo los instrumentos inconscientes para la elaboración onírica), de manera que, apostando a decir algo significativo, se pasa en un plis plas de “mi mamá me mima” a “todo por la madre patria”. Como si tanto con amor, lo que nos quieren es vivitos pero mansitos. Besitos y votitos, bobitos.

 (Del libro "Hay otra manera de vivir")

José García Peñalver


José García Peñalver (34) 871 948 901 © 2008            
Psicólogo Clínico – Psicoanalista josegarcia@psicoanalisispalma.com