iniciopsicoanalisisarticulosenseñanzadepartamentosnoticiascontacto datos personales

Clinica Psicoanalitica

Arte, Cine
y Psicoanalisis

Literatura y Psicoanalisis

Economia y Psicoanalisis

Otros

La salud es una construcción

La salud, según la Organización Mundial de la Salud, es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Es una definición muy interesante en la que, si nos detenemos un momento, podemos resaltar los siguientes puntos:
En primer lugar: la salud es un estado de bienestar. Es decir, que la salud es una situación o una posición en la que se encuentra alguien en relación a su bienestar. Sería como decir que la salud no viene dada de manera general para todos, sino que es una posición particular frente al bienestar de cada uno. Y claro, otra pregunta es qué entendemos por bienestar.

Para comenzar a abordarlo, según la OMS, está asociado a lo físico, a lo mental y a lo social. Ni más ni menos. Centrándome en la interrelación entre lo físico y lo mental, hace tiempo que esta interrelación está admitida en el ámbito médico, tanto que el cuerpo afecta a la mente como que la mente afecta al cuerpo. Relación que está reflejada en la cita latina Mens sana in corpore sano.

En segundo lugar: la salud no es lo contrario de la enfermedad. Puede sorprender esta afirmación porque a menudo se piensa que la ausencia de dolencias es condición necesaria y suficiente para estar sano. Y no es así. Salud y enfermedad no son polos opuestos. Además, al evaluar la salud tampoco podemos quedarnos en las apariencias porque ya sabemos que hay casos en los que, aún sin ningún síntoma manifiesto, uno podría estar enfermo.
Por tanto, la enfermedad tampoco es el antónimo de la salud. Entonces, ¿cómo llegamos a la salud? ¿Qué es un hombre sano?

En psicoanálisis la salud es una construcción, es decir, requiere de un trabajo, lo mismo que la enfermedad, puesto que hay mecanismos psíquicos implicados en ambos casos. La salud no llega de una manera rápida y espontánea. Por ejemplo, los deportistas de élite entrenan cada día una serie de horas con constancia para conseguir un estado físico determinado para enfrentarse al reto que se proponen. Por tanto, este estado físico será fruto de un trabajo. Pues nuestra mente funciona igual, la mens sana se consigue con ejercicio y disciplina.

En definitiva, hay que alejarse de la idea ingenua o de aquellos discursos que nos prometen alcanzar el bienestar de una manera mágica. Porque la salud hay que construirla a través de un trabajo, un trabajo de análisis propio: el que se realiza en el encuadre psicoanalítico. Porque el enfermo tiene limitada su capacidad de obrar y de gozar. En psicoanálisis hay una definición sencilla de lo que es una persona sana: aquella que es capaz de amar y trabajar.

Amparo Vidal Sánchez
Psicóloga
Psicoanalista en formación
Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales

Artículo íntregro publicado en la edición número 34 de la revista cultural ENKI. Año 2019


José García Peñalver (34) 871 948 901 © 2008            
Psicólogo Clínico – Psicoanalista josegarcia@psicoanalisispalma.com